Corría el mes de Octubre del año 1912, cuando el Gremio de Choferes de Rosario decidió prestarse a la lucha, entendiendo que se debía terminar con incesantes atropellos cometidos contra los trabajadores del sector. Fue así como la unión de un importante grupo, logró que se constituyera una sociedad de ayuda mutua, para proteger a los trabajadores de los percances sufridos diariamente.

Todo comenzó luego de que se realizara un evento que llevó el nombre de “Fiesta Campestre”, el día 16 de Octubre de 1912. Los allí presentes convocaron a una asamblea general, para una semana más tarde, formar oficialmente el “Centro de Protección Mutual Choferes” y nombrar a la primera Comisión Directiva, plagada de personas jóvenes llenas de entusiasmo, para luchar por un ideal.

Ya en la segunda asamblea que se llevó a cabo en diciembre de ese mismo año, el entonces presidente M. Peyrone presentó a consideración los estatutos, donde quedaron concretados los propósitos del Centro y su consecuente sendero a seguir. Una vez aprobados, la institución quedó constituida sobre bases sólidas, y hasta aquellas personas que en principio habían obstaculizado su marcha, fueron ingresando y haciéndose parte.

De esta forma, quienes pelearon incansablemente por lograr este valioso objetivo, vieron coronados sus esfuerzos.

5ea92818-1a75-4acb-a03b-1f77d98a33e1